Natalia Armienta >>

por Sherif Awad

Natalia Armienta

-En mi caso yo no pensaba en que quería ser artista, fui una niña muy introvertida y nunca necesite de muchas cosas, mi mente siempre estaba en algún lugar del universo, me gustaba observar cosas y podía perderme en ello como el camino de las hormigas, el reflejo de la luz en gota de agua, las hojas de árboles en el asfalto mojado de la ciudad de México, mi madre una mujer emprendedora hija de una japonés y una mexicana, fue la primera persona en poner en México una tienda de arreglos florales y navideños tipo estados unidos, la tienda St Gaudens, era una casa antigua que en la cochera había 2 tiendas, la de mi madre y una tienda de una pintora que le vendía cuadros a Liverpool de insurgentes. Yo pasaba largas horas en este lugar después de la escuela jugando en las calles y observando su trabajo supongo que ella era una artista (aunque ella lo niega). 

-En la escuela nada me llamaba mucho la atención y me era muy difícil poner atención, sobre todo en las cosas que tenían que ver con largas lecturas o matemáticas, para la secundaria, nos cambiamos a vivir a Guadalajara, esa transición fue particularmente difícil para mi por mi introversión y ateísmo, en mi intento por no dejar mi ciudad reprobé 4 materias, química, física, matemáticas y español, aún así mis padres lograron meterme a una escuela jesuita así que al llegar tercero de preparatoria, la opción lógica para mi era el área de humanidades dónde no había nada que inmiscuyera el lado atrofiado de mi cerebro, o eso pensaba muy equivocadamente claro. 

-Me gustaba la psicología pero no los humanos, me gustaba el derecho pero no discutir, me gustaba la arquitectura pero no la matemática, tuvimos una clase de comunicaciones y me parecía divertido, creativo y mayormente jugando podía pasar la materia, así que el siguiente paso, que era la universidad la cursé en ciencias de la comunicación. Al salir regresé a mi ciudad de asfalto “La ciudad de la esperanza” le llamaban, pero todo lo que encontré en cuestiones laborales no me daban precisamente eso, después de deprimirme varios meses, empecé a tirar cosas que había acumulado en la vida para renovarme y me di cuenta que enfrente a mi casa había una editorial, así que al estar tirando cosas me encontré con mi tesis de comunicación que trataba sobre cine de vampiros y en un gesto de fe lo llevé a esa editorial, así publique mi primer libro “La permanencia del vampiro” . Después a mi padre le fue muy bien en su empresa y tuvieron dinero para inscribirme en una escuela de cine en Barcelona, España. “Viaja para que te descubras y salgas de esa tristeza” me decían, la pasé bomba, aun que la escuela no era la mejor, logre hacer amigos y entender algunas cosas sobre cómo funcionaba la vida en sociedad, pues vivir en un piso de estudiantes no es para cualquiera.  

-A mi regreso traté de emplearme en televisión pero después de varios proyectos me di cuenta había mucho control creativo y no veía la forma de desarrollar “eso” que yo tenía dentro pero que no lograba identificar, así que mi paso lógico era seguir estudiando cosas relacionadas, me tomé varios cursos de animación, edición y teatro, me acerque a varias escuelas de artes, una de ellas fue el CUEC la escuela de cine de la Universidad Nacional Autónoma de México, me voluntariaba para ayudar a los alumnos en sus cortos, encontré algunos amigos ahí y siempre necesitaban staff para sus producciones, había aire de improvisación, arte y creatividad así que  estudie cine experimental con una directora ucraniana muy conocida Naomi Umán, al mismo tiempo mis ganas de hacer algo más grande crecían y como ya me creía escritora, pues empecé a escribir guiones, pero la vida me tomaría de sorpresa al conocer al embajador de la República árabe Saharaui, el Excl. Ahmed Mulai, al contarme la historia de su pueblo abandonado por Franco y dejado a merced del desierto del Sahara, supe lo que tenía que hacer, dirigir, dirigir una película documental sobre esa injusticia devastadora, al proponerle el proyecto al embajador me miro y dijo “si eso es lo quieres hacer tu llega ahí con tu equipo y yo te pongo lo demás”, yo vendí todo, incluyendo el carro, contacté a un par el amigos, el primo, el fotógrafo que casualmente estaba haciendo algo parecido y nos lanzamos a África sin pensarlo mucho, años mas tarde el embajador me revelaría que no pensó que esa niña chiquitita lograra hacer eso, pero que había descubierto una leona cuando la película fue estrenada en México, “Compaz de arena” ganó dos premios en Chile y se presentó en algunos de los festivales de documental más importantes además de gracias al embajador, presentarse en la COP16 bajo el marco de la cumbre climática. Después de eso las cosas han seguido encadenándose de maneras misteriosas, el actor que hizo de vampiro en la presentación de mi libro, me dio una idea para hacer un largo de mujeres en la cárcel “Culpables de inocencia” que tras casi 10 años de su estreno aún sigue en la televisión de países latinoamericanos, los músicos de ese documental me dieron una idea para hacer “Antes que se tire la sal” Largometraje de cambio climático con más de 80 festivales a nivel mundial, en medio de eso, y aquí la importancia de seguir estudiando, estudie para ser perito en algunas áreas de criminología, cosa que me ayudo en mi película de la cárcel y me dio una idea para hacer un guión de una comedia romántica que llevó el nombre de “7 años de matrimonio”, la protagonista de ese filme también fue la productora de “Antes que se tire la sal” pues cuando yo mandé un twitter desesperado buscando ayuda para recaudar fondos ella fue quien me rescato. Una cosa fue llevando a la otra y así sigue siendo hasta el día de hoy, yo sigo escribiendo cada que siento la necesidad, algunas cosas siguen ahí en la compu pero otras han tomado su camino misterioso y exitoso. 

-¿Qué si para mi es importante alcanzar el estrellato? No precisamente, ni con esas palabras, yo quiero hacer cosas que por sí solas puedan crear otras, esa idea me encanta! Por ejemplo, un cuento para niños ganador de la convocatoria nacional de cuento que se llamó “Góru el mágico” sobre un dragón, un anciano y la conciencia de unidad,  logró inspirar una obra de marionetas muy bonita de la directora Luciane Figueiredo en Brasil, “Culpables de inocencia”,  inspiro a una dramaturga para hacer una Obra de teatro en Nueva York, “Antes que se tire la sal” es parte del sistema de educación ambiental de república checa y así esas cosas me parecen muy interesantes por que me dicen que cada uno de nosotros es capas de tocar a otros y mover fibras insospechadamente, esos movimientos que para mi son reflejos del cosmos me fascinan, me llenan de esperanza de saber que por ahí en algún lugar alguien esta creando a partir de una creación mía que salió de una idea que alguien más me dio y probablemente fue una conversación banal entre amigos en un bar el sábado pasado y así ¿no es eso el efecto mariposa? 

-En cuanto a mi ser mujer, claro que ha sido una batalla de todos los días, en algún momento y solo para divertirme, cambié mi Curricula, de nombre y me puse un nombre ambiguo y un apellido holandés, mandaba copias exactas alterando solo el nombre para buscar trabajo y siempre recibía propuestas al mail que abrí con ese nombre, en cambio al mío solo recibí una propuesta para hacer asistente de dirección en una novela pero el director resultó ser un acosador por lo que terminé huyendo, también en una ocasión nadie me hacía caso, yo daba instrucciones y nadie se movía un señor del staff se acerco a mi y me dijo 

-¿quieres saber por que te están ignorando? 
Por favor, exclamé. 

- Por que nosotros tenemos más de 20 años trabajando en esto y no nos gusta que  nos pongan a una mujer a darnos ordenes, mucho menos alguien como tu que no viene del sindicato y que más bien parece que acaba de salir de la escuela. 
Creo que no necesito decir más. 

Veo varios problemas graves en éste país, el primero es que la gente no entiende que trabajan para un proyecto, no para una persona, que formamos una industria y por tanto el otro no es una competencia a eliminar, que el cine se hace en equipo y que a veces te toca estar arriba pero nunca sabes cuando te tocaré ser juzgado, es mundo es un pañuelo dicen por ahí. Que las nuevas generaciones no entienden bien cómo funciona el cine es este país y creen que funciona como en otras latitudes donde todo en glamur una pasarela de egos y existe presupuesto para todo, vaya que claro que lo hay ¡ pero hay que trabajar por ese presupuesto !, para vender una idea hay que trabajar y normalmente aquí eso no se puede pagar en el cine y menos en el cine independiente, se paga una vez que consigues el presupuesto para hacer la película, pero eso tal vez tuviste que trabajar meses gratis apuestas a algún proyecto o a varios todos trabajamos mucho y cuand o sale uno eso sí lo cobras bien, ellos creen que es como en la publicidad y la diferencia es abismal. Falta de compromiso, falta de perseverancia y claro muchísima desigualdad de genero, que va desde la mente del espectador acostumbrado a preguntar ¿quién es el director? y no ¿quién dirige?  Se espera que las mujeres hagan guión, arte, maquillaje y producción nada más.  

-Proyectos tengo muchos, un largometraje animado que supone el mayor reto de todos, pero de hacerlo también es el género más visto en el mundo…  ahora estoy asesorando una película irlandesa y estadounidense sobre la revolución de Irlanda “The Rising” que esperamos ya empiece a filmar el próximo verano con actores de renombre, Tengo un guion de un drama que ya estuvo seleccionado en el festival de cine de Oaxaca. Tengo una comedia romántica sobre un asesino en serie y su novia Stalker y en mis tiempos libres hago un documental que lleva el nombre de “Cielito lindo, al alma de una nación” que junto con el equipo de “Antes que se tire la sal”, pretendemos terminar el próximo año, mas lo que se acumule en mi cabeza en esas noches de insomnio.