Consuelo Luzardo

por Sherif Awad

Consuelo Luzardo

Aunque en mi familia no existían antecedentes de artistas porque todos se habían dedicado a profesiones liberales, un impulso que aún no entiendo del todo hizo que le pidiera a mis padres que me matricularan en la ESCUELA DE ARTE DRAMÁTICO  de mi ciudad, Bogotá.  

Como mi formación fue teatral mis modelos eran los grandes maestros  como Stanislavsky, el gran Bertolt Brecht y el revolucionario Jerzy Grotowsky, y en cuanto a actuación el cine y el teatro tanto europeo como norteamericano, me llenó los ojos y el corazón en esos magníficos años 60s y 70s con magistrales trabajos de Vittorio Gassman, Marcelo Mastroiani, , Anna Magnani, Sofía Loren, Gerard Depardieu, Catherine Deneuve, Marlon Brando, Katharine Hepburn, Ingrid Bergman, Laurence Olivier y me permitió conocer el trabajo de los grandes directores.  

En 1959 cuando entré a estudiar, había muy poco teatro colombiano y la televisión solo llevaba 5 años de fundada. Como el medio era muy pequeño,  los egresados de las escuelas de actuación éramos muy solicitados tanto para televisión como para teatro y hasta para radio, situación que me proporcionó una maravillosa experiencia.

Actualmente me siento feliz y absolutamente satisfecha de haber podido ser actriz durante 61 años y de haber trabajado con los mejores directores y actores no solo colombianos sino de países vecinos.  Realmente me siento privilegiada porque sigo amando mi trabajo.

Los desafíos de género en esta profesión de la actuación se dan básicamente en que se escriben mejores personajes masculinos  y a veces en el salario, pero afortunadamente cada día hay más guionistas, directoras y productoras que están logrando visibilizar más en el cine, la TV y el teatro, el rico universo femenino, al mismo tiempo que también se están incrementando los roles de las mujeres en los campos técnicos dentro de la industria audiovisual.

Colombia es un país en crecimiento y aunque no tenemos la tradición artística de algunos de nuestros vecinos, estamos haciendo un buen camino en nuestras diferentes artes.  Ya tenemos una importante presencia a nivel mundial con  nuestro teatro, con nuestros artistas plásticos y sobre todo con nuestros escritores;  y en el sector del  entretenimiento estamos estrenando entre 40 y 50 películas de largometraje cada año, tenemos un portafolio bastante grande de producciones de televisión que vendemos afuera y nuestra música también ha logrado una importante presencia internacional.

No existe un solo camino para abordar cada nuevo trabajo que me ofrecen, primero veo para qué medio es. Por ejemplo, para el teatro soy muy exigente porque voy a estar todos los días en un escenario repitiéndolo.   Para la televisión y el cine lo que tomo en consideración es:  primero la historia y luego que el personaje viva suficientes cosas a lo largo de la historia que permitan que al final sea una persona diferente.

Es difícil escoger en 61 años de carrera un trabajo que se haya convertido en mi mayor logro artístico, porque considero que es el trabajo  año tras año interpretando diferentes personajes lo que hace que la carrera se consolide y que se llegue al reconocimiento del público y los medios;  pero indudablemente algunas telenovelas colombianas que fueron hasta países muy lejanos y que gustaron mucho lograron darme popularidad.  

Bueno, el casting o audición, es algo que tuve que aprender relativamente hace poco porque antes nunca lo necesité.  Supongo que cuando ya el medio ha crecido mucho y cuando se trata de hacer los repartos más técnicamente, ayuda mucho tener varias opciones para el mismo personaje, pero tengo que admitir que siempre estoy muy nerviosa cuando tengo que hacerlos.

Como profesional experimentada con muchos años, sigo diciéndoles a los recién llegados que este es un camino largo, exigente, y que aunque a veces no se satisfagan esos sueños de fama y fortuna, si el amor por la actuación es lo suficientemente grande, poder estar ejerciendo el oficio produce no solo satisfacción sino felicidad.

En este momento de pandemia cuando todos estamos encerrados esperando a ver cómo se desarrollan los acontecimientos, tengo pendiente las respuestas de dos castings que hice recientemente y la grabación de un corto para cine que no se pudo filmar porque ese día comenzó la cuarentena en mi país.  La verdad es que espero poder seguir actuando mientras mi salud me lo permita.